TARTA RED VELVET CON ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA ELEGANCE BARCELONA Y FLOR DE SAL DEL MEDITERRÁNEO L’OLI FERRER

TARTA RED VELVET CON ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA ELEGANCE BARCELONA Y FLOR DE SAL DEL MEDITERRÁNEO L’OLI FERRER

El último día de la primavera os propongo una receta llena de color, la tarta RED VELVET, un pastel que se va a convertir en un clásico en vuestras celebraciones, por su color, textura y un conjunto de sabores que hacen de ella una tarta deliciosa, suave y realmente vistosa.

Para aquellas personas que no les gusten los pasteles de chocolate muy intenso, este tiene una combinación de chocolate y vainilla que hace que sea realmente espectacular.

Red Velvet en su traducción quiere decir de “terciopelo rojo”, por su similitud con esta tela, el color viene por el colorante de remolacha originalmente, pero hay quien dice que es por una reacción química entre el vinagre, buttermilk y cacao.

Un bizcocho de textura húmeda que se consigue por la buttermilk o suero de leche, y la mantequilla, en este caso hemos sustituido la mantequilla por nuestro Aceite de Oliva Elegance by L’Oli Ferrer, siempre intentando sustituir a ingredientes más saludables, que nos aportan igualmente la textura que queremos conseguir en este pastel, pero dándole un toque diferenciado al bizcocho con los aromas de almendra y plátano que aporta el aceite de oliva Elegance by L’Oli Ferrer a nuestros postres y con esa pizca de Flor de Sal del Mediterráneo L’Oli Ferrer que será el toque estrella actuando como potenciador del sabor de los ingredientes y provocando que nuestro cerebro sienta que el sabor del pastel sea más dulce, así conseguimos reducir el azúcar de nuestros postres y haciendo de ellos una receta más saludable.

Recomendamos hacer el bizcocho el día anterior, y rellenar y poner el frosting al día siguiente, siempre están mejor los pasteles si han reposado y humedecido con los ingredientes del relleno.

 

Ingredientes del bizcocho RED VELVET

100 ml de Aceite de oliva virgen extra Elegance By L’Oli Ferrer

275 gr. de azúcar integral o panela

300 gr. harina de todo uso

250 gr. buttermilk

15  gr. cacao puro sin azúcar

3   huevos

1 cucharadita de bicarbonato sódico

1 cucharadita de vinagre

1 cucharadita de colorante rojo

1 cucharadita de extracto de vainilla

1 Pizca de Flor de Sal del Mediterráneo

1 Cucharadita de levadura química

 

Para la elaboración de la buttermilk

260 gr. de buttermilk ( 240 gr. de leche entera a temperatura ambiente con 20 ml. de limón o vinagre blanco y esperar unos 15 minutos a que haga grumos)

 

Frosting

Ingredientes del Frosting tradicional

250 gr. de queso crema tipo philadelphia ó similar (tipo mascarpone)

130 gr. de azúcar glass

75 gr de mantequilla

1 cucharadita de extracto de vainilla

 

Opción de Frosting saludable (es la que hemos realizado en esta ocasión)

200 gr. de queso crema tipo philadelphia ó similar (yo he utilizado mascarpone)

125 gr de yogurt griego

1 cucharadita de extracto de vainilla

2 cucharaditas de miel

Os presentamos otra opción de frosting saludable para los que no quieran introducir endulzante

350 gr. de queso quark

1 cucharadita de extracto de vainilla

Relleno

La misma mezcla del frosting

Decoración

Frambuesas y flores frescas

 

Elaboración del bizcocho Red Velvet

1.Tener todos los ingredientes a temperatura ambiente

2.Precalentar el horno a 180º

3.Engrasar el molde y colocar papel de hornear en el fondo

4.Preparar la Buttermilk, mezclando la leche con el vinagre o zumo de limón y reposar durante 10-15 minutos hasta que se creen grumos o se corte la leche.

5.Tamizar la harina, junto con el bicarbonato, el cacao, la levadura química y la Flor de Sal del Mediterráneo

6.Batir el aceite de oliva junto con el azúcar y añadir los huevos uno a uno hasta que quede una mezcla esponjosa, añadimos el extracto de vainilla y la cucharadita de vinagre y mezclamos.

7.Añadir el colorante rojo a la mezcla de la buttermilk (leche con limón o vinagre), si deseas un color más intenso, podéis añadir más colorante rojo y poner un poco menos de cacao.

8.Añadir la mezcla de la harina con los elementos secos y la buttermilk poco a poco y a velocidad baja, empezando por la harina, alternando con la buttermilk y terminando por la harina.

9.Repartir la masa en el molde o moldes escogidos.

10.Los tiempos del horno será en función si se utiliza 1 molde o se reparte la masa en 2, si es 1 y alto estará en el horno aproximadamente 60 minutos a 170º, si el molde es bajo, a los 45 minutos verificar si ya está pinchando en el centro del pastel. Si hemos dividido la masa en 2 moldes, el tiempo será de 30 minutos aproximadamente.

11.Dejar enfriar durante 15 minutos dentro del molde, y posteriormente lo desmoldamos y pasamos a una rejilla.

12.Cortar el pastel con una lira pastelera cuando esté frío.

Preparación del frosting o relleno

En los ingredientes os hemos presentado diferentes opciones de frosting, dependerá gustos de cada casa y el punto de dulzor que queráis darle a vuestra tarta.

Nosotros siempre optamos por recetas más saludables, y evitando el azúcar y la mantequilla en los frosting, además de ser una opción más fácil de elaborar.

Mezclamos el queso crema o mascarpone siempre a temperatura ambiente con el yogurt griego, el extracto de vainilla y la miel.

Pondremos la mezcla del frosting en la nevera para que repose y coja una textura más sólida.

Montaje y decoración del pastel

Colocar en cada división del bizcocho 2 o 3 cucharadas del relleno y extender con una espátula, ir montando el pastel, y llevar al frigorífico para que las capas se asienten durante unos 15 minutos.

 Poner el frosting en la parte superior y llevar la tarta a la nevera durante unos 15 minutos y posteriormente pasar a decorar, en esta ocasión he puesto unas frambuesas y flores naturales, pero como siempre comento, dejar fluir vuestra creatividad e imaginación en la creación de vuestros pasteles.

Si tenéis recortes del pastel, también podéis decorar rallando el bizcocho sobrante ó si hacéis una tarta semidesnuda aplicándolo sobre ella y dándole más color.

 

 

 

Origen de la Red Velvet

La creación de la Red Velvet data del siglo XIX y XX,en la Gran Depresión y Segunda Guerra Mundial, dónde los panaderos hacían jugo de remolacha debido al racionamiento de los alimentos, para dar color a los pasteles y mantener en los bizcochos la humedad.

También hay alguna teoría qe dice que el sabor fue inventado en el hotel Waldorf-Astoria de Nueva York.

Pero sea cuál sea el origen esta tarta conquista por su textura, sabor y color.

El auge de la tarta Red Velvet incrementa en los años 30 y 40 cuando en la película Magnolias de Acero.

 

No lo dudes, volverás a repetir!!